Autorizado aterrizaje!

Publicación profesional orientada a difundir la historia aeronáutica de Chile, tanto militar como civil. Complementariamente a tratar temas afines tales como; armamento aéreo, aviónica, conmemoraciones, anécdotas, etc.

sábado, 14 de diciembre de 2013

2014 AÑO DE IMPORTANTES EFEMÉRIDES AERONÁUTICAS.


ORÍGENES DEL ACTUAL MUSEO NACIONAL AERONÁUTICO Y DEL ESPACIO DE CHILE.

70 AÑOS DESDE SU CREACIÓN (1944-2014).

Por Danilo Villarroel Canga.


El actual Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Chile fue creado oficialmente mediante Decreto Supremo N° 486 del 13 de julio de 1944. En ese entonces su denominación fue la de Museo de Aviación, siendo orgánicamente dependiente, igual que la Sección Aeromodelismo y la Escuela de Vuelo a Vela, del Departamento IV de la Dirección de Aeronáutica. Este Departamento IV estaba bajo la dirección del capitán de Bandada Enrique Flores A. y su ubicación era Catedral N° 2092, en el mismo edificio donde se había trasladado recientemente la Dirección de Aeronáutica.

Fue por esta misma razón que el propio capitán Flores es nombrado Director de este Museo, oficial de reconocido prestigio entre sus pares y un destacado instructor de vuelo, tanto dentro de la FACh como en el ámbito de los Clubes Aéreos. Además, para esa fecha Flores ya había publicado sus dos primeros volúmenes de la "Historia de la Aviación en Chile", en los cuales abarcó los acontecimientos históricos acaecidos entre los años 1913 y 1925, hecho significativo que sin duda alguna, lo hizo justo merecedor del cargo del Director del naciente Museo de Aviación.

Sin embargo, es de interés mencionar que en 1925 ya se pensaba en proteger diferentes elementos aeronáuticos dados de baja (motores, estanques, hélices, etc.) los cuales tenían como destino el remate público. Ese año, el entonces Director de la Escuela Militar de Aeronáutica, capitán Federico Barahona Walton, el mismo que en 1922 acompañara al capitán Aracena en el raid a Rio de Janeiro, estaba empeñado en la habilitación de una Sala de Modelos para la instrucción de diferentes materias y que a la vez sirviera como Museo Aeronáutico. Por tal motivo, solicitó apoyo al Comando de la Maestranza y Parque Central, apelando al deterioro que sufrían día a día diferentes elementos de interés histórico-aeronáutico, y que además luego de su baja eran rematados, perdiéndose así los últimos vestigios de los orígenes de nuestra aviación. Esta gestión permitió el retiro de algunos materiales dados de baja, tales como; un motor Gnome de 25 Hp., motores Anzani de 30, 50 y 100 Hp., un motor Salmson de 80 Hp., varios estanques y otros elementos para armar un carro Bleriot. Paralelamente, y comprendiendo la importancia de esta iniciativa, el mecánico Miguel Cabezas S. donó un avión pingüino con motor Viale de su propiedad, e igual cosa realizó el aviador Clodomiro Figueroa P. con un Bleriot de 50 Hp.

A pesar de lo anterior, era necesario obtener otros elementos que estaban almacenados, lo cual debía contar con la autorización del Director General de Aeronáutica, teniente coronel Marmaduque Grove Vallejos, para poder ser entregados a la Escuela y utilizados para esta noble finalidad.

Fue así, que mediante oficio fechado el 27 de abril de 1925, el visionario capitán Barahona resuelto a lograr sus objetivos, solicitó al teniente coronel Grove variados materiales para el Museo y la Sala de Modelos, dentro de los cuales se encontraban; motores Anzani, SPA, Mercedes, Renault, Puma, Le Rhone, Viper, además de otros elementos como lanza bombas, torrecillas para ametrallador, hélices, tableros de instrumentos, ametralladoras y diferentes tipos de bombas.

No sabemos si todos estos elementos le fueron suministrados al capitán Barahona, pero si podemos inferir que desde tiempos remotos, tal como hoy, han habido entusiastas de nuestro patrimonio histórico-aeronáutico, y que esta iniciativa olvidada en las páginas del tiempo, sin duda está contribuyendo a que hoy en día el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio, mediante una permanente y eficiente gestión, se esté proyectando como uno de los mejores en su clase en Latinoamérica.

Continuando con la génesis del actual Museo, luego de inaugurarse oficialmente en 1944, se vivieron tiempos de incertidumbre y estancamiento, tanto así que en 1952 fue trasladado a las dependencias de la Dirección de Aeronáutica en Alameda N° 1452, para posteriormente ubicarse en el ex Museo Histórico de calle Miraflores N° 50, locación que lo albergó hasta 1958. Finalmente, por razones de índole administrativas, toda su colección y documentación debió ser guardada, entre los años 1958 a 1965, en dependencias de la Escuela de Especialidades de la FACh,

Nuevos aires trajeron su reactivación en el Pabellón París ubicado en Quinta Normal, oportunidad en que su permanencia se extendió entre los años 1965 y 1991, hasta que finalmente el 9 de marzo de 1992, sus nuevas instalaciones fueron inauguradas en su actual ubicación de la comuna de Los Cerrillos. Este nuevo y moderno emplazamiento, obra proyectada por el arquitecto Fernando Torres Arancibia, se debe a la persistente voluntad del coronel de aviación Mario Jahn B., quien gracias al enorme compromiso adquirido por el Comandante en Jefe de la FACh General del Aire Fernando Matthei A. y su Estado Mayor, pudo obtener los fondos necesarios para realizar esta magna obra en tiempos difíciles.

El imponente edificio central, construido en metalistería con reminiscencia de Art Nouveau, estilo contemporáneo a la época del nacimiento de la aviación en Chile, muestra parte de su colección de aeronaves originales y réplicas. Además cuenta con salas de exhibición, orientadas al sueño de volar, y otra denominada Precursores de la Aeronáutica Nacional, que rinde homenaje a los personajes más destacados de la aviación civil y militar chilena. Todo lo anterior rodeado de variopintos jardines y arboledas que se destacan en la zona en el cual está emplazado.

Es en esta etapa, que el Museo de Aviación amplía sus responsabilidades, pues mediante Decreto Supremo N° 800 de octubre de 1995, se le asigna el nombre de Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Chile.

A contar de esa fecha, son numeroso los objetos, documentos y aeronaves históricas que se han ido incorporando a sus colecciones, tanto así que el día de hoy cuenta con cerca de un centenar de aeronaves, de las cuales 35 han sido declaradas Monumento Nacional.

Debemos señalar, que durante sus diversas épocas de funcionamiento, ha sido dirigido por entusiastas y comprometidos aviadores. Los Directores que han estado a cargo de esta importante institución histórico-cultural desde su fundación son los siguientes: CDA Enrique Flores Álvarez, CE Leopoldo Tacchi Cavagnaro, GBA Eleodoro Calderón Loyola, CDA Mario Jahn Barrera, CDA Sergio Molina Correa (interino), y en la actualidad, el GDA Ricardo Gutiérrez Alfaro.

Para todos ellos vaya este sencillo reconocimiento de quienes nos sentimos comprometidos con nuestra historia aeronáutica, y con sus numerosos y heroicos hitos logrados por los caballeros y damas del aire.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Editorial Manutara asiste a Seminario "Métodos y Formas de Coleccionismo".

Por Danilo Villarroel Canga.


El pasado 23 de noviembre se llevó a efecto en el Auditórium del Museo Histórico y Militar, el Seminario "Métodos y Formas de Coleccionismo", iniciativa que desarrolló el Departamento de Historia de la Corporación de Conservación y Difusión del Patrimonio Histórico y Militar, encabezado por el Coronel de Ejército (R) Mario Fuentes Busch.

La temática que se trató en este encuentro profesional se dividió en los siguientes temas; a) Generalidades del Coleccionismo, Experiencias en otros países y sugerencias para el coleccionista, b) Organización y Equipamiento de la Infantería en 1879, c) Organización y Equipamiento de la Caballería en 1879, d) Organización y Equipamiento de la Artillería Actual y finalmente, e) Organización y Equipamiento de los Ingenieros.

Esta actividad permitió a los asistentes, intercambiar experiencias y aclarar una variada gama de conceptos, que sin duda ampliarán el conocimiento particular permitiendo mejorar los procedimientos habituales que se utilizan en el coleccionismo. Además, durante el seminario, se ratificaron diferentes actividades a realizar durante el próximo año 2014, concordando plenamente con el programa definido por la Corporación.

Para nuestra Editorial, es un agrado participar y difundir estas actividades, e invita a los lectores a visitar sus sitios :

 


 

 
Foto oficial de los asistentes al seminario, al centro el Coronel Fuentes.
 
 
 
 
La Corporación de Conservación y Difusión del Patrimonio Histórico y Militar tiene su sede en Av. Blanco Encalada 1550, Of 227, a dos cuadras del metro Toesca en Santiago.
Esta Corporación es una institución de derecho privado sin fines de lucro, cuyo objetivo es apoyar al Ejército de Chile y a otras organizaciones interesadas en la preservación y difusión del patrimonio histórico y militar de Chile.
Por su parte, el Club de Coleccionistas Militares es una instancia de participación que ha creado la Corporación para todas aquellas personas que desarrollen el arte del coleccionismo en temas militares.
El coleccionismo alude a la afición de coleccionar objetos y a la técnica para ordenarlos como es debido, ello lleva a que se trate de un arte que requiere de mucha especialización y que normalmente acarrea estudios e investigaciones respecto de las colecciones. Se trata de una afición que implica pasión y gusto por el conocimiento y, normalmente, por entregar ese conocimiento a otras personas.
Así, hay coleccionistas especializados en medallas, modelismo o maquetismo, filatelia, banderas, uniformes, libros, vehículos, fotografías, documentos, entre otra inmensa variedad de objetos.
La necesidad de entregar una posibilidad de mostrarlos, así como de que los coleccionistas interactúen entre sí, así como el hecho de que la Corporación requiera para las exposiciones que organiza de un grupo de especialistas dedicados a este arte ha llevado a la creación de este Club, que deriva del anterior Centro de Coleccionismo Militar, CENCOMIL.
 

 

domingo, 13 de octubre de 2013

DECESO SEÑOR FLAVIO NAVARRETE B. (Q.E.P.D.)

Con profundo pesar, hemos recibido la noticia del fallecimiento de nuestro amigo y colega Don Flavio Navarrete B., nuestras sinceras condolencias a su familia y a todos sus compañeros que por años trabajaron junto a él en el Museo Aeronáutico.
Lo recordamos como un alegre y entusiasta colaborador, cuyos amplios conocimientos siempre compartió con quienes requerían de su ayuda.


La Editorial.

miércoles, 5 de junio de 2013

LLEGADA AVIÓN TWIN BONANZA

CC-CCM ex FACh N° 918-479.

Por Danilo Villarroel Canga


En diciembre pasado, el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio, realizó variadas gestiones para poder incorporar a su inventario, una aeronave Beechcraft Twin Bonanza C-50 que se encontraba en el sur del país (SCCY).

Como resultado de estas acciones, comunicamos con gran satisfacción que el lunes 3 del presente, este invaluable patrimonio histórico nacional arribó a dicho Museo.

Twin Bonanza C-50 s/n CH-358 CC-CCM (MNAE)
 

Recordemos que la FACh incorporó a su inventario, cinco aeronaves Twin Bonanza C-50 en diciembre de 1956, siendo numerados originalmente desde el N° 915 al 919. Esta agrupación que se trasladó en vuelo desde Wichita (Kansas), estuvo liderada por el Comandante de Grupo (A) Lautaro Farías V. A su arribó a nuestro país, cuatro de ellos fueron asignados al Grupo N° 5 (Puerto Montt) y el restante al Grupo N° 10 (Santiago). Luego, en marzo de 1957 la institución realizó la modificación de sus matriculas, quedando ahora identificados con los numerales desde el N° 476 al 480. En esa oportunidad, este aparato pasó desde la matrícula N° 918 a la N° 479.

SOM David Morales inspeccionando un C-50
 

Poco tiempo después, en noviembre de 1957, se debió lamentar la pérdida de uno de estos aparatos (N° 477) en el sector de Chile Chico, accidente que le costó la vida  a dos oficiales de la institución.

En 1961 el N° 479 que se acaba de incorporar al Museo, estaba fuera de vuelo en la Base Aérea La Chamiza (Puerto Montt) por haber sufrido un accidente, motivo por el cual se encontraba largo tiempo sin motores y en vías de canibalización. Posteriormente fue puesto en vuelo y trasladado hasta la Maestranza Central (El bosque) para ser sometido a una reparación mayor, siendo convertido luego en avión sanitario (conocido como ambulancia), provisto de instalaciones para albergar una camilla.

Perfil Sr. Samuel Matamala F. (2013)
 
Gentileza SOM Sr. David Morales (2012)
 
Tiempo después, fueron destinados a la Escuela de Especialidades de la FACh y finalmente en 1981, este ejemplar es enajenado y adquirido por la empresa Transportes Aéreos Don Carlos Ltda., luego Sociedad Comercial e Industrial Triple C Ltda. (1987), y más tarde nuevamente Transportes Aéreos Don Carlos (1996), empresas que lo utilizaron con la misma matrícula e intensamente en vuelos regulares en la zona sur hasta el año 2000.



AGRADECIMIENTOS:

A mediados del año 2012, el Museo Aeronáutico recibió información de parte de Don Sergio Barriga K., destacado historiador aeronáutico nacional, que en el sur de nuestro país se encontraba un avión Twin Bonanza que había pertenecido a la empresa Transportes Aéreos Don Carlos Ltda., basada en Coyhaique.
Lo singular de este comunicado, sin embargo, era que esta aeronave había formado parte en el pasado del inventario de la FACh, y que además era el único ejemplar de ese modelo que se conservaba en nuestro país.
Tomando esta valiosa información, el Museo inició los contactos pertinentes con la III Brigada Aérea, de tal modo de obtener toda la información que fuera posible de esta aeronave, con la finalidad de programar su pronto traslado hasta el Museo y así cautelar este valioso patrimonio histórico.
Una vez que se dispuso del reporte oficial que detallaba que este avión se encontraba en buen estado, se activó el operativo para incorporarlo como donación a la colección de aeronaves del Museo, partiendo por solicitar a la Secretaría General de la DGAC, el apoyo necesario para efectos de coordinación para el desarme, traslado y almacenaje del referido avión hasta las dependencias de la citada Brigada.
Seguidamente, y a manera de evitar mayores deterioros en la aeronave producto de las inclemencias del tiempo, se preparó una comisión de especialistas y el apoyo técnico necesario para trasladarse hasta el aeródromo Teniente Vidal, personal que desarmó y trasladó el aparato hasta la Base Aérea de Balmaceda, labor que se desarrolló entre los días 9 y 14 de diciembre de 2012.
 
Gracias a la gestión de Don Sergio y a la perseverancia del Director del Museo, hoy vemos concretado el rescate de esta nueva aeronave, permitiendo que en un futuro cercano, este patrimonio aeronáutico sea admirado por nosotros y las futuras generaciones.


 

 

domingo, 19 de mayo de 2013

ANIVERSARIO 125° DEL NATALICIO DE ARTURO MERINO BENÍTEZ.


Comodoro Arturo Merino Benítez.

Por Danilo Villarroel Canga.

Comodoro Arturo Merino Benítez.
(Chillán 1888 – Santiago 1970)

CEREMONIA EN CHILLÁN.


 

Editorial Manutara tuvo el privilegio de asistir a las actividades desarrolladas en Chillán los días 16 y 17 de mayo, con motivo del 125° aniversario del natalicio del Comodoro Arturo Merino B. El día jueves se desarrolló en el Teatro Municipal, un Concierto de Gala presentado por la Banda Sinfónica de la FACh. Al día siguiente se efectuó la ceremonia oficial y el posterior desfile en la Plaza de Armas de esta ciudad, con la presencia del Alcalde de la comuna, el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, el Director de Aeronáutica, el Director del Museo Aeronáutico, altas autoridades militares, de Carabineros y civiles. Sin duda alguna, un merecido reconocimiento a la labor de este líder y visionario aviador.




Colocación de Ofrendas Florales.
 

 

LA OBRA DEL COMODORO MERINO.

El Comodoro Arturo Merino Benítez nació en Chillán el 17 de mayo de 1888, en 1903 ingresa a la Escuela Militar de la cual cuatro años más tarde se recibe como teniente 2° del arma de Artillería. En 1928 con el grado de Mayor, es nombrado Director de la Escuela de Aviación y al poco tiempo obtuvo su título de Piloto de Guerra, iniciativa para tener un ascendiente de mando moral sobre sus subalternos, evidenciando su gran sentido de responsabilidad y superación.

Sus estudios y reflexión sobre los temas aeronáuticos le hacen concebir, la creación de una Fuerza Aérea independiente e impulsar además la aviación civil y comercial como reserva de la aviación militar. Esta visión estratégica y patriótica se concretó en la unión vía aérea de nuestro territorio, lo que finalmente fortaleció el sentido de pertenencia y nacionalidad de todos los chilenos.

Fruto de la visión y tenacidad de este prócer, el 21 de marzo de 1930 se crea la Fuerza Aérea Nacional (FAN) y con el grado de Teniente Coronel asume el importante cargo de Subsecretario de Aviación, para posteriormente ser nombrado Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea.

Además, entre sus principales logros también están; la creación de la Dirección de Aeronáutica, el Club Aéreo de Chile, la Línea Aeropostal Santiago-Arica y la primera fábrica de aviones del país bajo licencia Curtiss-Wright.

Estas iniciativas del Comodoro Merino no solo permitieron la integración nacional vía aérea, sino que también consolidaron el desarrollo de la infraestructura que actualmente nos permite cumplir con eficiencia la defensa y el control del espacio aéreo de nuestro país.